///AJEDREZ, TORRE MESA, BRONCE
AJEDREZ, TORRE MESA, BRONCE 2017-07-16T03:42:11+00:00

Project Description

AJEDREZ, TORRE MESA, BRONCE

Me encanta jugar al ajedrez; es tan instructivo como frustrante.

Puede hacer que te creas superior en la manera que más afecta a los demás: más listo.
Por la misma regla de tres, cuando pierdes ante un adversario más fuerte, la derrota no sólo afecta a tu humor,
sino que toca tus más profundas emociones y te hace sentir vacío y atontado.
El ajedrez es el juego más bello que conozco. Lo pone todo y a todos en su sitio.
Solía pasarme las horas muertas jugando al ajedrez con mi padre, y poco a poco, con el paso de los años, fui mejorando hasta que al final empecé a ganar.
En ese momento me di cuenta de que mi padre se lo tomó a pecho enseguida, y se vio a sí mismo viejo y débil porque ya no podía ganarle a su hijo.
Aún atesorábamos esos momentos juntos al lado de la piscina en Roma, con el río Hudson de fondo en Manhattan,
o en el desierto de Libia durante los descansos de su papel en El León del Desierto.
Los tiempos modernos han dejado inalterado tanto el juego del ajedrez como su reto.
Para mí, es un juego en el que la importancia del tiempo es relativa.
Ojalá aprendiéramos a vivir la vida de la misma manera que jugamos al ajedrez.

Material: Bronce blanco
Medidas: 78 x 75 x 68 cm
Edición: 8 unidades

VOLVER A OBRAS SELECCIONADAS
VOLVER A AJEDREZ MESA